¡Y llegó la Revolución en Alta Mar! Ahora, los cruceros ya no son solo cosa de la tercera edad con «bolsillos pudientes». ¡No, no, ahora son la opción de viaje de moda para todas las edades y para la familia entera! Aquí te cuento: la edad promedio del crucerista español ha pasado de los 70 a los jóvenes 50 años. ¡Sí, señor! Y más del cincuenta por ciento de los pasajeros que se suben a un crucero tienen entre 35 y 50 años. ¡Vaya cambio!

Ah, y hablando de cambios, el Mediterráneo es ahora el rey indiscutible, el «mare nostrum» preferido por los españoles que se lanzan a la aventura en crucero.

Cruceros por Grecia: ¡Descubre la magia!

Pero espera, que la cosa se pone aún más emocionante. Subimos a bordo del Horizon, ese pedazo de barco de la naviera Pullmantur que va a ser nuestro hogar durante la próxima semana. Cómodo, no muy grande, y con un retoque completo en 2009. Nos embarcamos en el Pireo, el puerto estrella de Grecia, después de una visita rápida a Atenas para codearnos con joyas como la Acrópolis y su Partenón (una maravilla arquitectónica, ojo). Y qué decir del impresionante Templo de Zeus Olímpico, que tenía 104 columnas corintias, aunque ahora solo quedan como 15. Una pena, pero bueno, ¡al barco que vamos!

Cada parada en puerto es como una cita exprés de unas nueve horas. No da para conocer todo, pero sí para tener un primer flechazo con varias ciudades en una sola semana. Eso sí, consejo de amigo: haz bien las cuentas del tiempo para estar en el barco antes de zarpar. Estos cruceros no esperan a nadie más allá del horario anunciado. Las primeras horas a bordo son un poco caóticas, ¡pero divertidas si te lo tomas con buen humor! Todo el mundo anda buscando algo: un restaurante, la piscina, la recepción… es un lío inevitable, pero relájate y disfruta. Explora el barco como si fuera parte del viaje, ¡que lo es!

Cruceros por Grecia: ¡Descubre la magia!

Y todas las tardes, el Horizon se lanza a un nuevo destino. No hay días enteros de navegación en esta ruta, así que la experiencia es como un torbellino de nuevos lugares. Y no me puedo olvidar de las puestas de sol del Mediterráneo. Desde la cubierta o desde el camarote (si tienes suerte con la ventana), son impresionantes. Y cuando cae la noche, el Horizon sigue su marcha, devorando millas náuticas. Ah, y las cenas, ¡todo un acontecimiento! En cualquier crucero Pullmantur, los platos de la carta son creación de un equipazo de chefs dirigidos por el español Paco Roncero, que se lleva dos estrellas Michelin. ¡De lujo!

También en KMEDY:  El anfiteatro anatómico más espectacular de Europa está en Padua

Pero, espera, que la travesía sigue emocionando. Mykonos nos espera con su fama de isla juerguista, un imán para los jóvenes que buscan noches de fiesta eternas. Pero ojo, que también hay un Mykonos bajo el sol, con sus playas, casas blancas, molinos de viento y hasta un pelícano famoso que pasea por ahí como un turista más. No visitar la vecina isla de Delos sería un pecado de proporciones bíblicas, porque es uno de los yacimientos arqueológicos más top de Grecia.

Cruceros por Grecia: ¡Descubre la magia!

Nuestra siguiente parada es Creta, la isla más grande de Grecia y la quinta en tamaño en todo el Mediterráneo. Llena de historia y mitología, con el rollo del laberinto y el minotauro. Rétino, nuestro puerto de llegada, tiene ese toque italiano que enamora a muchos. Su casco antiguo, bien conservado, tiene influencia veneciana por todos lados, desde la Fortalezza hasta la Loggia y la fuente Rimondi y la puerta Guora.

Después de otra noche tranquila navegando, nos preparamos para desembarcar en el nuevo puerto de Rodas. Se dice que aquí se levantaba el coloso de 37 metros que hacía de faro, una de las Siete Maravillas de la antigüedad. La ciudad medieval, con sus casas de piedra y torres defensivas, nos deja boquiabiertos. En la calle de los Caballeros, la mejor conservada de Europa, ves las ocho posadas que albergaban a los Caballeros Hospitalarios durante sus 212 años aquí. Y para cerrar con broche de oro, Lindos y su acrópolis, con restos bien importantes, como el templo de Atenea. Si Creta es la reina de las islas griegas, Patmos es una de las más chiquititas, pero con mucha tradición. La más al norte del Dodecaneso y con un rollo cristiano muy importante, porque dicen que aquí San Juan escribió el Apocalipsis.

Cruceros por Grecia: ¡Descubre la magia!

Santorini, la última parada, es como de otro planeta. Lo que vemos hoy no es más que el resultado de una erupción volcánica gigante hace 3.600 años y el hundimiento subsiguiente de la caldera. Thira, la capital, se alza majestuosa a 300 metros sobre el mar. Sus casas blancas y cúpulas azules son como la imagen más icónica del Mediterráneo. ¿Quieres saber más? ¡Entra en www.pullmantur.es y prepárate para zarpar en esta locura de aventura!

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *