El Palazzo Merulana nace entre dos grandes. Lo actual también existe en Roma

Difícil sería encontrar a alguien que vaya a Roma y no visite dos de las grandes basílicas más importantes, como son Santa María Mayor y San Juan de Letrán.

Santa María Mayor es a la que acude el Papa Francisco a la vuelta de cada uno de sus viajes y la Basílica de San Juan de Letrán, es a la que se le conoce como la madre de todas las iglesias, es la más antigua y la de rango más alto junto con la Basílica de San Pedro y la Extramuros San Pablo.

Justo entre estas dos grandes e importantes basílicas, sobre la Vía Merulana que las une, el Palazzo Merulana, la antigua sede de la oficina de Sanidad del Ayuntamiento de Roma, han creado un espacio de arte muy moderno.

El matrimonio compuesto por Claudio y Elena Cerasi, coleccionistas de arte romano, tuvieron un sueño, lucharon por él, la suerte y el destino les acompañó y ahora todos podemos disfrutar de este espacio súper agradable y sobretodo muy actual.

Los Cerasi decían que les encantaría encontrar un palazzo en donde pudieran exponer su colección de arte romano, pero pensando sobretodo en los más jóvenes, un espacio que fuera el punto de encuentro de los amantes del arte pero no necesariamente del más antiguo, y la perseverancia y el optimismo los llevó a crear el Palazzo Merulana.

Home

Las cristaleras sobre la calle, dejan ver el nuevo espacio impoluto, con las esculturas de Antonietta Raphaël, el busto de Dante en cerámica policromada de Luigi Ontani y la obra d Lucio Fontana entre otras. Ya la entrada en sí, atrae por su luz y su amplitud, al fondo se encuentra la cafetería con una terraza interior. Subiendo al primer piso, el gran salón que recrea una casa particular, con enormes sofás desde donde se puede admirar la colección de los Cerasi. Un concepto de sala de exposiciones rompedora y atrayente.

También en KMEDY: >>>   Museo de Sisi en Viena: el mito de la emperatriz

Caminar por la Via Merulana, es descubrir el día a día de los vecinos del barrio Esquilino. Un barrio muy agradable, fuera de las calles más visitadas de una ciudad que no para de recibir millones de visitantes cada día.

Y ya que estamos en la Vía Merulana, otra recomendación para los amantes de lo dulce y de las buenas pastelerías, es hacer otro alto en el camino en Panella. Una panadería con tartas, pizzas y panes de quitar los sentidos.

La historia de Roma lo engulle a uno de tal manera que al visitarla, muchas veces olvidamos que también, existe lo actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.