El yacimiento romano de un pueblo de Guadalajara llega al New York Times«Los 339 habitantes de Driebes tienen razones para estar preocupados: el pastor del pueblo ya tiene 82 años; a la escuela, construida para dar cabida hasta a cincuenta niños, solo asisten once; en lo que va del año, seis de sus residentes ancianos han muerto y no se ha registrado un solo nacimiento». Así comienza The New York Times un artículo sobre Driebes, en la provincia de Guadalajara, y sobre la importancia del yacimiento arqueológico de Caraca en el aspecto cultural, histórico, patrimonial y turístico. Y sober cómo un pequeño pueblo se aferra a esta posibilidad para sobrevivir a la despoblación del mundo rural. Hace unos días se celebró en el Museo provincial de Guadalajara la conferencia «Primeras excavaciones en Caraca. Cerro de la Virgen de la Muela (Driebes)», en la que los directores de los trabajos de excavación, Emilio Gamo y Javier Fernández, expusieron los resultados de la primera campaña de excavación llevada a cabo en la zona. I Jornadas Romanas de Driebes, en verano de 2017 – Equipo arqueológico Caraca. Driebes/FACEBOOK
La conferencia permitió conocer los resultados de esas primeras excavaciones que se llevaron a cabo el pasado año en el yacimiento de Caraca, con una financiación del Gobierno regional de 15.973 euros, a través de la orden de subvenciones para la realización de proyectos de investigación del patrimonio arqueológico y paleontológico de Castilla-La Mancha. A través de esa subvención, se efectuaron excavaciones en la zona durante dos meses, para después llevar a cabo el trabajo de redacción de informes tras el estudio y análisis de los hallazgos y limpieza de los restos encontrados. Lo que encontraron fueron los primeros restos de lo que alguna vez fue un importante asentamiento romano dedicado a la minería y la agricultura, con un foro, baños públicos y unos 1.800 habitantes. Mediciones de los sillares de acceso a la ciudad en la calzada romana. La medición de estos elementos pueden darnos pistas de las dimensiones de los edificios públicos del Cerro de la Muela. – Equipo arqueológico Caraca. Driebes
Ese núcleo urbano se remonta a los siglos I al II después de Cristo. Las catas efectuadas han permitido por ahora documentar la presencia de un foro y se ha registrado la existencia de columnas y un edifico público en dos platas superpuestas. También se ha excavado un segmento del «decumano», una de las principales vías de cualquier urbe romana. Fue en 2016 cuando se iniciaron las tareas de investigación sobre Caraca en el propio terreno, junto a la Universidad Complutense de Madrid y con la financiación también del Gobierno regional, que destinó 3.572 euros al proyecto. Esa primera fase consistió en una prospección arqueológica y geotécnica mediante la técnica de georadar, de cuyos resultados se dedujo que los restos del cerro de la Muela correspondían a la primera ciudad de época romana localizada en Guadalajara. La antigua Caraca, la capital de la tribu celtibérica de los caracitanos, la única ciudad romana que existe en la provincia de Guadalajara, está bajo las ruinas de la ermita de la Virgen de la Muela de Driebes y tendría entre 8 y 12 hectáreas de dimensión. Hasta ahora, el proyecto de Caraca tiene mucho de sueño y poco de realidad inmediata. «Es genial que los lugareños participen, pero las excavaciones suelen ser lentas y costosas», dice en el mencionado artículo Emilio Gamo, uno de los arqueólogos de Caraca. Driebes – AYUNTAMIENTO DE DRIEBES/FACEBOOK
Ciudad Romana de Caraca
Caraca fue una ciudad romana de la provincia Tarraconense. Su conocimiento se debe a la referencia que hace Plutarco del asedio dirigido por Sertorio a sus habitantes, los caracitanos. Desde el siglo XVI, el río Tagonio fue identificado con el Henares y Caraca con la ciudad de Guadalajara, de ahí el uso de caracense como gentilicio para sus habitantes. Más tarde, Adolf Schulten la identificó con la localidad alcarreña de Taracena. Posteriormente, Caraca fue relacionada con Carabaña, en la Comunidad de Madrid, y el río Tagonio, con el Tajuña. En 1945, durante la construcción del canal de Estremera, apareció en Driebes el llamado tesoro de Driebes, compuesto de 13,8 kilogramos de piezas de orfebrería del siglo III a. C., hoy expuesto en el Museo Arqueológico Nacional. En 1981 Jorge Sánchez-Lafuente Pérez prospectó el cerro de la Virgen de la Muela, en el término municipal de Driebes, concluyendo que, por su situación, la importancia y extensión de sus ruinas, se trataba de un emplazamiento urbano altoimperial, posiblemente identificable con Caraca, siguiendo la opinión de Juan Manuel Abascal Palazón. A finales de 2016, una nueva prospección con georradar, de la mano de Emilio Gamo y Javier Fernández, confirmó la importancia del emplazamiento urbano y la posibilidad de que se tratase de la antigua Caraca. Fuente: Ayuntamiento de Driebes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.