Salzburgo, el Gran Teatro del Mundo

El asentamiento y nombre de la villa austriaca a orillas del río Salzach, el río de la Sal, y en las laderas de los Alpes Septentrionales, se debe a los romanos que juzgaron idóneo este enclave rodeado de minas salinas, el oro blanco de aquel entonces. Con el paso de los siglos y los sucesivos mandatos de los 24 príncipes-arzobispos, Salzburgo se convirtió en una importante urbe barroca, ruta de paso y, por lo tanto, centro de comercio y cultura que dejaron la enorme impronta de la que hoy disfruta y que la Unesco incluyó en su patrimonio en el año 1997.

Tras la primera impresión de una bella ciudad dibujada por los meandros de río y amparada por Hoehensalzburgo, la fortaleza en lo alto de la colina, resulta una seductora tarea descubrir sus muchas facetas a cada paso. Lo primero que se advierte en sus calles es el culto por su hijo predilecto Wolfgang Amadeus Mozart, cuyo rostro sonríe envolviendo bombones y posando en los escaparates mientras su música protagoniza muchos de los festivales que aquí se dan cita, pues se celebran mas de 4.000 acontecimientos culturales al año. Famoso es el de Pascua que creó el célebre director de orquesta Herbert von Karajan, también oriundo de Salzburgo, así como los conciertos en la Universidad Mozarteum y el Festival de Salzburgo.

También en KMEDY: >>>   Las mejores estaciones de esquí cubiertas del mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.