Una escapada al «Versalles» segovianoAl cobijo de la Sierra de Guadarrama y su Parque Nacional, en plena Reserva de la Biosfera, se erige el Real Sitio de San Ildefonso. Un enclave privilegiado en la provincia de Segovia, a sólo unos kilómetros de Madrid, que hizo que siglos atrás varios reyes se fijaran en él para alejarse de la Corte. Por aquí pasaron Enrique III y Enrique IV, y fueron Carlos III y Felipe V quienes dieron un mayor impulso a este rincón que destila barroco y en el que se respira naturaleza, donde la tranquilidad y el sosiego que buscaron los monarcas en ese primigenio turismo sigue siendo hoy una seña de identidad, pese al creciente incremento del número de visitantes. Pasear por La Granja, Valsaín y La Pradera de Navalhorno (los tres núcleos que componen el municipio), es caminar por donde un día lo hicieron reyes, reinas, infantes y nobles, y disfrutar del particular «Versalles» español con toques del gusto italiano de la época. También supone respetar el silencio mientras uno se sumerge en los sonidos de la privilegiada naturaleza y disfrutar de su variada propuesta cultural. La clave del éxito del devenir del Real Sitio y de su turismo, uno de sus pilares económicos, reside en el hecho de que ha sabido aprovechar los recursos endógenos y el legado que dejaron sus antepasados para labrarse un futuro. Lo ha hecho adaptándose a las nuevas demandas y diversificando la oferta, proponiendo el Real Sitio de San Ildefonso como un lugar alejado de las masificaciones, con actividades para los amantes del arte y la historia, los enamorados de la naturaleza, los apasionados del deporte e incluso para quienes buscan un lugar en el que trabajar. Precisamente la apertura en 2007 del Parador en el rehabilitado edificio de lo que un día fue la Casa de Infantes Gabriel y Antonio -mandada construir en el siglo XVIII por Carlos III-, y el Centro de Convenciones y Congresos -donde se alojaba el cuerpo militar de elite creado por Felipe V-, ha permitido que este municipio sea el centro de reuniones y eventos empresariales. Esto ha hecho que aumente el turismo internacional y el tiempo de estancia en un municipio que ha conseguido además el ansiado reto de «desestacionalizar» la llegada de visitantes. Las fuentes, en funcionamiento
Pasear por los jardines del Palacio Real y sus fuentes escultóricas supone un éxtasis para los sentidos, ya sea entre los olores de la florida primavera, el colorido otoño o hundiendo los pies en la nieve durante el invierno. Hay tres días al año en que los Jardines del Palacio Real brillan con luz propia: San Fernando (30 de mayo), Santiago (25 de julio) y San Luis (25 de agosto). Es entonces cuando las 21 fuentes ornamentales comienzan a soltar agua al mismo tiempo y un inagotable repertorio de temas mitológicos cargados de sugerencia cobran vida. Invitan a darse un baño con Diana, mojarse con el Canastillo, disfrutar del galope del agua en la Carrera de Caballos, alzar la vista al cielo con la Fuente de la Fama o maravillarse con los juegos de las Ranas. La afición por la caza de la monarquía se aprecia en el Palacio de Valsaín, del que solo quedan ruinas, y en el de Riofrío. Este último fue construido bajo el impulso de Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, y escasamente habitado. Sólo Alfonso XII pasó ahí el duelo por la muerte de su esposa María Mercedes. Se puede disfrutar de su interior y comprobar cómo era la vida real de la Corte de hace más de un siglo, rodeado de gamos y corzos. Otra huella del «pasado real» de La Granja se puede apreciar en el Real Campo de Polo. Y no se puede hablar de La Granja sin hacer hincapié en sus vidrios y en su Real Fábrica de Cristales. Tampoco se puede dejar de atravesar una de sus dos puertas (la de la Reina o la de Segovia) para adentrase en su casco histórico, recorrer sus calles entre casas con sello del pasado, tiendas con encanto, cafeterías y restaurantes en los que reponer fuerzas con su plato estrella, los judiones de La Granja, amparados bajo sello de calidad. El pasado 25 de julio, con motivo del día de Santiago, los turistas disfrutaron del espectáculo de las fuentes de los jardines del Palacio Real – ABC
Fuentes del Palacio
En los jardines del Palacio hay un total de 21 fuentes con 300 surtidores de agua. Un sistema de presión natural hace que bombeen agua alcanzando los 40 metros de altura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.