Así celebra México el Día de Muertos (y no Halloween)En México, la muerte es considerada como parte del ciclo de la vida y, por lo tanto, celebrada desde tiempos prehispánicos. Cada rincón del país, desde la isla de Janitzio en Michoacán, pasando por los pueblos de Chiapas y hasta el gran Zócalo de la Ciudad de México, se visten de color y tradición a la espera de millones de visitantes que buscan participar en uno de los ritos más espectaculares que existen: la celebración del Día de Muertos. Esta fiesta, nombrada Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad en 2008 por la Unesco, es una gran experiencia para visitantes y la gente local. Celebrada desde finales de octubre hasta la primera semana de noviembre, es un legado ancestral heredado de distintas culturas prehispánicas combinado con la celebración del día de Todos los Santos católico. En la creencia popular, esos días las personas fallecidas regresan a visitar a sus deudos y los vivos conviven y disfrutan ofreciéndoles sus alimentos y bebidas favoritas. El conjunto de prácticas y tradiciones que se dan en el país por esta festividad, tanto en ciudades como en pueblos indígenas, se encuentran principalmente localizados en estados como Aguascalientes, Guanajuato, Michoacán, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí y, por supuesto, la Ciudad de México. Desfile del Día de MuertosCon más de un kilómetro de longitud y con los estados de Aguascalientes, Oaxaca, Michoacán y San Luis Potosí como invitados especiales, este sábado, 27 de octubre se lleva a cabo por tercera ocasión el tradicional Desfile de Día de Muertos en la capital del país. En él, pueden verse calaveras monumentales, carros alegóricos y catrinas que recorrerán el Paseo de la Reforma desde el monumento de La Estela de Luz con dirección al Zócalo capitalino, que se convierte en escenario de ofrendas multitudinarias para los difuntos. Se realizan conciertos gratuitos de rock, jazz, blues y música tradicional mexicana para concluir un día repleto de colores y sabores. Las rutas de la película Coco El Día de Muertos fue homenajeado en la película de Disney Pixar Coco, ganadora del Óscar 2018 a Mejor Película animada y que ahora cobrará vida gracias a la colaboración entre la casa productora y el CPTM. Las Rutas que inspiraron la Película de Disney Pixar Coco llevará a los turistas a visitar los destinos que ayudaron a crear esta historia, incluyendo Aguascalientes, Guanajuato, Michoacán y Oaxaca, en un viaje imprescindible para los que disfrutaron de esta película y que será una gran opción para vivir de una forma diferente la tradicional celebración mexicana. Día de Muertos, algo único
Los elementos y rituales asociados con esta fiesta hacen del Día de Muertos algo único. Familias crean altares en sus casas para ofrecerle a las almas de sus seres queridos sus comidas favoritas y otros objetos llenos de recuerdos. Entre los objetos típicos del altar, destaca la endémica flor de cempasúchil y el icónico Pan de Muertos. Desde el festival de Calaveras hasta la Plaza de la Muerte, estas son las principales tradiciones Aguascalientes realiza año con año el Festival de las Calaveras, rindiendo homenaje al artista José Guadalupe Posada, creador de la famosa «Catrina», símbolo de las celebraciones del Día de Muertos. En Guanajuato se alberga el famoso Desfile de Catrinas, el cual ocurre cada 1 de noviembre, en el que la gente se viste como estos personajes a partir de una temática que cambia en cada edición. Desfile de Catrinas de GuanajuatoUna de las festividades más grandes en Veracruz es el Festival Mictlán el cual le da la bienvenida a interpretaciones musicales y a artistas que muestran su trabajo. Altar de OaxacaEn Oaxaca, los habitantes construyen la Plaza de la Muerte, donde los turistas pueden perderse entre los productos hechos a mano por artesanos específicamente para estas fechas. A lo anterior, se suman las famosas comparsas en las que por más de 20 horas la música no cesa para la celebración de las tradicionales «Muerteadas» donde los habitantes visten completamente de negro y repletos de pequeños espejos que representan la luz y la oscuridad. En San Luis Potosí, el Xantolo es la celebración más importante de la zona. El 1 de noviembre se hace una velación con rezos y se inciensan las imágenes y el altar. El 2 de noviembre, en las comunidades indígenas, se acostumbra llevar las ofrendas a los panteones y a adornar las tumbas con flores para las ánimas que, según la creencia de la región, se quedan en la tierra todo el mes. La isla de Janitzio en Michoacán, honra a los «angelitos» – aquellos que murieron siendo niños – por medio de una procesión nocturna, el 1 de noviembre en canoas ataviadas con infinidad de velas, llevando ricos platillos y bebidas, y ambientadas con música para dar la bienvenida a quienes regresan de la muerte. En la Ciudad de México, millones de visitantes se dan cita en el panteón de San Andrés Mixquic para recibir a las almas de los muertos al ponerse el sol; y en Xochimilco, la escenificación de la Leyenda de la Llorona atrae a propios y extraños año con año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.