El agua con sabor a vino que pueden tomar desde niños hasta embarazadas«La originalidad de O.Vine es la combinación de dos mundos diferentes: el agua y el vino, así de simple» – nos responde a ABC Viajar sobre su producto Annat Turgeman, directora de Wine Water Ltd. Una «start-up» israelí que ha arriesgado con la creación de la primera agua con sabor a vino, una infusión de agua con extracto de piel de uva y semillas reutilizables y derivadas del proceso de vinificación. Los creadores de este «agua vino», llamada así por la prensa internacional, presumen de O.Vine como «una bebida natural, baja en calorías y sin colorantes ni conservantes». Con restos de uva y semillas recogidas de viñedos locales, algunos de ellos orgánicos, se elabora esta bebida sin alcohol que contiene la mayoría de antioxidantes que encontramos en el vino y con ellos, gran parte de los beneficios saludables que caracterizan a la bebida del «dios Baco». La idea de esta bebida ecológica surgió cuando Anat Levi, una ejecutiva experimentada del sector del vino en Israel, decidió dejar su puesto de directora general en la bodega «Golden Heights» y explorar una nueva categoría por su cuenta. Tras veinte años en la industria investigando soluciones innovadoras y sostenibles para los residuos de las fábricas vinícolas, esta empresaria se lanzó a la aventura de crear esta bebida basada en agua de la mano de un equipo de ingenieros de alimentos y enólogos, que consideraron el desarrollo de O.Vine todo un reto. Este proceso que combinaba agua pura de manantial con extractos de uva también contó con la colaboración de «Practical Innovation», una de las empresas líderes en innovación de Israel. El «agua-vino»:¿la futura moda? «Nuestro objetivo son los comidistas que disfruten el vino o los jóvenes milenials que busquen productos de la nueva era» asegura Annat Turgeman sobre los potenciales consumidores de esta bebida, que también se recomienda a mujeres embarazadas por «recrear la sensación de beber vino» en palabras de Anat Levi, y a «aquellas personas que busquen una bebida natural y saludable con un ligero dulzor». Catalogada como «una de las diez comidas trendy que verás pronto por todas partes» por el Washington Post, O.Vine ha sido comparada con otras aguas de sabores que han estado de moda en el mundo anglosajón como la «Bee’s water», una especialidad de agua con sabor a miel. Desde su presentación este verano en el evento neoyorquino de innovación alimentaria «Summer Fancy Food Show», esta bebida sin alcohol ha dado de qué hablar en la prensa internacional y en blogs de «comidistas». Publicaciones que la describen como la bebida «perfecta para el conductor designado» e incluso la «ideal para el verano», y que ya han adelantado su sabor. Su versión roja, una mezcla de variedades tintas como el Cabernet, Merlot, Syrah y Petit Verdot, podría tener un sabor que mezcla frutos rojos y flores. En cambio, la versión blanca de esta bebida, que contiene extractos de la uva de vino aromática «Gewürztraminer» y la uva blanca de origen alemán «Riesling», podría tener un sabor a fruta tropical. Independientemente del sabor, esta bebida puede ser de agua mineral o con gas. Este «agua-vino», que busca reinventar la categoría de bebida «cercana al agua», no ha entrado todavía en el mercado. Según Annat Turgeman, «O.Vine podría empezar a comercializarse en 2019» y ya se han establecido conexiones con potenciales colaboradores de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Oriente Medio, Asia y Europa, donde tal vez veamos esta bebida rompedora en restaurantes de moda o tiendas «gourmet» en cuestión de meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.