Necroturismo, viaje por las necrópolis más curiosas del mundo

Un cementerio, camposanto o panteón es el lugar donde se depositan los restos mortales o cadáveres. Dependiendo de la cultura del lugar, los cuerpos pueden introducirse en ataúdes, féretros o sarcófagos, o simplemente envolverse en telas, para poder ser enterrados bajo tierra o depositados en nichos, mausoleos, criptas u otro tipo de sepulturas. También son utilizados para enterrar las cenizas de personas cremadas, guardadas en un cofre o urna. Hay muchas opciones, y en los últimos años ha surgido una nueva corriente turística que se ha centrado en recorrer los principales monumentos funerarios del mundo. Se trata del «Necroturismo» o turismo de cementerios.

Esta nueva modalidad turística permite conocer el rico patrimonio histórico y artístico que albergan los camposantos de numerosas metrópolis de todo el mundo. No todos los cementerios son lugares tristes o aburridos, algunos disfrutan de vistas al mar, hectáreas de tierra verde, esculturas artísticas y vecinos famosos. Cada continente tiene su liturgia, pues en América, como en parte de Europa, los cementerios poseen una identidad propia aunque la mayoría siguen ritos cristianos, mientras que en parte de Asia se utiliza más la cremación y en África hay regiones donde no existe un lugar determinado para enterrar los cadáveres.

Maite Moreno, fotógrafa, ha dedicado muchos años a recorrer el mundo de los cementerios para fotografiar y documentar estos lugares, más de una treintena de países, miles de kilómetros recorridos, muchas anécdotas y en más de algún sitio su vida ha corrido peligro los camposantos del mundo:

El cementerio de Assistens (en danés : Assistens Kirkegård) en Copenhague, Dinamarca, es el lugar de enterramiento de un gran número de notables daneses, así como un importante espacio verde en el distrito de Nørrebro. Inaugurada en 1760, originalmente era un lugar de enterramiento para los pobres destinados a aliviar los cementerios abarrotados dentro de la ciudad amurallada, pero durante la Edad de Oro, en la primera mitad del siglo XIX, se puso de moda y muchas de las principales figuras de la época, como Hans Christian Andersen, Søren Kierkegaard, Christoffer Wilhelm Eckersberg y Christen Købke están enterrados allí.

También en KMEDY: >>>   «La tecnología es una buena compañera de viaje para recorrer Zamora»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.