Se detiene el tiempo al sur de Mallorca

Con un legado histórico que aún conservan sus muros pese a la posterior restauración, Finca Gomera fue creada el pasado verano rindiendo culto a los bereberes.

Durante los años de Al-Andalus la tribu bereber figura en los manuales de historia como los primeros pobladores del sur de Mallorca. “Los Gomeros” se asentaron alrededor de la población de Llucmajor, donde dos siglos después, a finales del XVII, una preciosa casa de piedra se levanta en la zona, entre casi 300 hectáreas de tierra y una superficie habitable de 1600m2.

El responsable de la apertura de este oasis de paz y desconexión en una de las zonas naturales más privilegiadas de Mallorca, Dominique David, es un artista francés originario de Burdeos, que tras más de 30 años dedicados al mundo de la estética y los eventos, decidió dar un giro de 360 grados a su vida adquiriendo esta propiedad en la isla que hace muchos veranos le conquistó por primera vez.

A tan solo 30 kilómetros de Palma de Mallorca y a 25 kilómetros del aeropuerto de Son Sant Joan, esta finca hace que se detenga el tiempo entre viñedos, encinas, olivos y algarrobos, con unas vistas dirigidas a un Mediterráneo paradisiaco. Se extiende a 8 kilómetros en Cala Pí, a 15 kilómetros en Sa Rapita y a 20 kilómetros en Es Trenc, tres lugares donde disfrutar de los azules turquesas característicos del sur de la isla.

También en KMEDY: >>>   Valladolid, capital de las artes de calle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.