Así se aterriza en el único aeropuerto de Bután, el más peligroso del mundo

El Aeropuerto Internacional de Paro, el único existente en Bután, está considerado como el más peligroso del mundo para despegar y aterrizar debido a la complicada ubicación en la que se encuentra y que hace que sólo 17 pilotos en todo el mundo tengan permiso para pilotar un avión hasta allí.

El principal problema con el que se encuentran los pilotos que tratan de aterrizar ahí son las montañas de alrededor de 5.500 metros de altura que rodean la pista, haciéndola casi inaccesible. Situado a 2.237 metros de altitud, el aeropuerto de Paro fue construido en uno de los amplios valles que se encuentran junto al río Paru Chhu. Posee una pista relativamente pequeña, de poco más de 1.200 metros de longitud.

En la actualidad, hay tres compañías aéreas que vuelan al aeropuerto: Bhutan Airlines, Buddha Air y Druk Air. Para aterrizar o despegar sin correr peligro, los 17 pilotos deben de seguir una ruta muy complicada, en la que el avión pasa realmente cerca de la ladera de algunos montes y de los tejados de algunas casas. De hecho, hay algunos edificios marcados en rojo que los pilotos usan para poder ubicarse a la hora de realizar ciertas maniobras.

Por otro lado, sólo se puede volar durante el día y con perfectas condiciones de visibilidad. Pese a ello, es posible que el aterrizaje también se pueda complicar si existen fuertes vientos en la zona, pudiendo ser catastrófica una turbulencia a destiempo.

Además de Bután, hay otros aeropuertos en el mundo donde el aterrizaje o el despegue también resulta bastante complicado para los pilotos. Si el miedo a volar no es un impedimento para ti, echa un vistazo a esta lista.

También en KMEDY: >>>   La isla de Boracay pone un límite al turismo de masas: 19.200 personas por día

► Aeropuerto de Saint Maarten (Caribe)

La mayoría de los turistas que se bañan o broncean en la playa caribeña de Saint Maarten no tienen miedo de los enormes aviones que sobrevuelan sobre ellos, a apenas 10 metros de sus cabezas. A veces incluso se tienen que ir a las vallas para resistir a los vientos extremos creados por los motores de los aviones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.