Astroturismo, los ocho mejores cielos de España para admirar las estrellas

Existen pocas experiencias comparables a contemplar el cielo estrellado en una noche oscura. Ese espectáculo que ofrece el sol al ocultarse y dar paso a miles de centelleos continuos siempre ha conseguido atravesar la retina y arrancar una emoción hasta entonces desconocida. Esa sensación que sienten los que lo admiran por primera vez no es nueva. De hecho, ha protagonizado buena parte de la Historia: desde las primeras investigaciones de Galileo Galileo hasta el “Saturno devorando a un hijo” de Pieter Paul Rubens. La belleza sideral que entonces quedó reflejada en escritos y lienzos de la época, hoy sigue esperando ser contemplada de la misma forma: el astroturismo. La afición por la astronomía goza cada vez de más seguidores que demandan espacios alejados de la contaminación lumínica de las ciudades para poder sacar el máximo partido a sus telescopios. Es bien sabido que las grandes urbes hacen imposible la observación del firmamento, por eso la población ha demandado más entornos naturales desde donde sí sea posible. El periodista Pepo Paz Saz ha reunido en “Los mejores destinos para observar los cielos de España” (Ed. Anaya Touring) algunos de esos rincones desperdigados por toda la geografía española en los que aún se pueden contemplar constelaciones, nebulosas y planetas que siguen ofreciendo un particular reencuentro con la naturaleza y la belleza estelar.

España puede presumir de cielo, un elemento atmosférico que, al fin y al cabo, parece envolver la Tierra por igual. Nuestro país encabeza internacionalmente la lista de reservas y destinos turísticos certificados por la calidad de sus cielos nocturnos estrellados. Creada en 2007 bajo el auspicio del Instituto de Astrofísica de Canarias con el apoyo de la Unesco, la Fundación Starlight es una entidad sin ánimo de lucro entre cuyos objetivos están la divulgación de la astronomía para potenciar el desarrollo turístico y la protección de los hábitats nocturnos de numerosas especies frente a esa contaminación silenciosa. En España, actualmente, hay diez destinos que gozan de esa certificación y, según datos de la institución, en el último año el incremento del turismo de las estrellas ha aumentado en alrededor de un 300%. El arte y la ciencia de dejarse llevar por la luz, el silencio y el misterio de estos cuerpos celestes ya ha conquistado a buena parte del turista y a otros tantos que están a la espera de experimentarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.