Dos grandes estatuas, grandes masas de piedra que datan de hace más de 3000 años, custodian la entrada al antiguo santuario funerario de Amenhotep III cerca de la ciudad de Luxor en el Nilo.

Fue tan impresionante, tan ciclópeo, tan faraónico, que incluso un gran terremoto, aunque devastador y dañino para ellos, no pudo con ellos. Estas figuras sedentarias sobrevivieron al paso del tiempo, el clima, la erosión, numerosas inundaciones, clima severo, tormentas de arena, devastación y, a veces, terremotos. Y a pesar de todo no pierden su majestuosidad y esplendor. Al mirarlos, el viajero no solo tiene una sensación de pequeñez, sino también una sensación de estar libre de angustia.

De pie frente a estos gigantes, no puedo renunciar a la idea de esta gran civilización y estos grandes edificios en un desierto casi interminable, que se han construido con significados tales que es imposible captar los ojos de un ciudadano moderno. con jorve

Si fuera arqueólogo me encantaría trabajar aquí y si fuera historiador me encantaría volver a la vida del antiguo Egipto. Como profesional de profesión, voy a esta parte del mundo tanto como puedo para disfrutar de esta experiencia llamada Egipto. Un país que, por cierto, es uno de los destinos de viaje más populares entre los turistas en muchas encuestas. Como puede imaginar claramente, hay todo tipo de razones para esta posición privilegiada.

No pretendo extenderme sobre datos históricos o arqueológicos sobre el lugar que estoy buscando y mucho menos sobre los muchos restos arqueológicos que existen en esta parte del mundo. Sería incómodo para mí en un lugar tan especial.

También en KMEDY: >>>   4 Lugares para hacer TURISMO de RELAX

Solo trato de expresar mis sentimientos cuando viajo a este gran país donde sugiero estar con un buen guía que nos cuente (además de lo que sepamos leer antes de viajar, desde porque siempre es bueno comprar un libro y explorar uno mismo) muchos detalles históricos, historias y leyendas que pueden provenir de lo invisible.

Colosos de Memnón, no me canso de mirarlos

Estos colosos también, como no podía ser de otra manera, tienen una conexión misteriosa y mítica. Se dice que uno de ellos escuchó «suspiros». Las puntas, cuarentas y fracturas que se produjeron por el paso del aire y el cambio repentino de temperatura en la roca entre la noche y el día, en ese momento se escuchaban extraños sonidos entre estas fracturas. El sueño comenzó a crear sus propias supersticiones en un lugar adecuado para esto. Porque se ha convertido en un lugar de peregrinación para ver un fenómeno extraño en el lugar. Una restauración, me dice el guía, que puso fin a esta insólita curiosidad en tiempos de Septimio Severo.

El pasajero se siente un poco insignificante cuando está parado frente a ellos. Hay siglos o más de miles de años de frágil historia en estos rostros rotos que no cuentan con la fuerza de la ley de la gravedad.

El diccionario de la Academia de las Lenguas de España define la palabra ‘faraónico’ con dos significados: ‘perteneciente o relacionado con los faraones’ y ‘grande o rico’. Ambos valen la pena para presentarme a estos colosos. Realmente no pude encontrar una mejor manera de definirlo: «Faraónico».

Sin duda, son dos de los monumentos más simbólicos e icónicos de Egipto. Representan al gran faraón (Amenhotep III) que con todo el esplendor y características propias de su misión se sentó en una gran época y felicidad de aquella civilización. Aunque están hechos de forma similar, el paso del tiempo ha tenido un efecto diferente en ellos. Uno de ellos, que parece a simple vista, es más dañino.

También en KMEDY: >>>   Tomando café con la princesa Gesine Doria Pamphilj y su marido Massimiliano Floridi, en su palacio de Roma

Entre las muchas oportunidades que tuve para regresar a estos países fue una inteligente. Tanto en esa capital El Cairo como de camino a ciudades como Luxor o Aswan, siempre me sentí segura. Me acordé de aquellas escenas junto al río donde el azul del agua del Nilo domina nuestra paleta retinal, el verde de sus fértiles orillas y el marrón claro, casi ocre, del desierto y la arena que nos rodea. Las pinceladas que crean una imagen armoniosa generalmente se crean a partir de un entorno único, donde se encuentra un entorno natural majestuoso y único con estructuras que han sido hechas por el hombre a lo largo de la historia.

También recuerdo esos atardeceres únicos con un cariño especial. En mi opinión es uno de los más bonitos del mundo.

Colosos de Memnón, no me canso de mirarlos
Colosos de Memnón


Cuenta la leyenda que, debido al gran terremoto que tuvo lugar en la ciudad de Tebas (actual Lúxor) en el año 27 a.C., un coloso resultó dañado, destruyéndose de cintura para arriba y agrietamiento la mitad inferior. Después de su ruptura, la mitad inferior comenzó a producir un extraño sonido musical, producido seguramente por el cambio de temperatura que provocaba la evaporación del agua. El emperador romano Septimio Severo nos privó de este fenómeno al restaurar la estatua en el siglo III d. C..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.