Cómo es hoy la Colonia Roma que ha inmortalizado Cuarón

Colonia Roma, un elegante barrio de Ciudad de México construido a principios del Siglo XX, es hoy uno de esos lugares fetiche gracias a la película de Alfonso Cuarón y al poder de sublimación que tiene el cine. Es una zona urbana privilegiada, ubicada muy próxima al centro de la ciudad y con un diseño de calles anchas y bulevares, con mucho gusto arquitectónico y con grandes inmuebles señoriales que han sido declarados Patrimonio de la ciudad. La Casa Lamm, el Edificio Balmori, la llamada Casa de las Brujas, el Parián, la Iglesia de la Sagrada Familia…, tradicionalmente, ha sido una zona de gran actividad comercial y cultural. Y este es el ambiente que quiere reflejar la memoria de Alfonso Cuarón en su película, que se remite a los años setenta, es decir, un barrio tal y como él lo recuerda y anterior al gran terremoto de 1985, que afectó trágicamente a la Colonia Roma y muchos de sus inmuebles se derrumbaron o sufrieron graves daños. La Colonia Roma se diseñó con mucho gusto arquitectónico – Rodrigo Arangua / AFP El escenario principal de la película «Roma» es la casa de la familia de Cuarón, situada en la calle Tepeji, cuya fachada, el parking con rejas, adquiere una importancia vital en la historia. Los interiores fueron recreados en un estudio, pues los de la casa ya no se correspondían con el recuerdo del director. Y del mismo modo, hubo que acomodar el espacio de otras escenas de calle a la memoria de Cuarón y a la realidad pasada de la Colonia Roma: escenas de los personajes en el cine (filmadas en el Teatro Metropólitan, en el Centro Histórico), la del restaurante o la del Hospital, que sí fueron filmadas en el Centro Médico en el que trabajaba su padre, en el único edificio que queda original tras el terremoto de 1985. Y las imágenes de la represión estudiantil (el llamado Halconazo) se filmaron en la avenida México Tacuba… La impresión de la memoria de Alfonso Cuarón en el celuloide, y ese blanco y negro tan particular de la película, la alejan de la realidad y del paisaje actual de la Colonia Roma. Una esquina de la Colonia Roma – Rodrigo Arangua / AFP En la actualidad, y aunque conserva su esplendor y su atmósfera de gran barrio muy vivible y paseable, la Colonia Roma se ha convertido en la zona de ambiente más moderno y culto de la ciudad, y se la considera como el centro «hípster» y juvenil, con diversas actividades culturales y muchas galerías de arte, como la OMR, situada en la Plaza Río de Janeiro, o la Proyectos Monclova, en la Calle Colima. La Plaza Río de Janeiro es uno de los principales centros de esparcimiento de la Colonia, situada en el cruce de las Calles Durango y Orizaba, y creada en 1903. Y tiene su gemela no muy lejos, la Plaza Luis Cabrera, también en la Avenida Orizaba. Y entre ambas se reparte el corazón de domingo por la mañana de los vecinos y visitantes. Otro de los lugares con sello de Roma es el Mercado de Medellín, conocido como «la pequeña Habana», que es una sorprendente mezcla de colores y productos en los más de quinientos puestos que alberga. En cuanto a los lugares más propios y consolidados para comer y «tomar» están El Parnita, Páramo, Máximo Roseta o Contramar, en los que uno puede hacerse un taco sin liarse en exceso. El paseo por la Colonia Roma tal y como ahora es tiene muchos y grandes encantos, incluso comparables a los que, de otro modo, con otra temperatura y nostalgia, produce el paseo por la gran película de Alfonso Cuarón.

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *