EFE

  • La zona de la desembocadura del río Matarraña al Ebro se recorre en ‘llaüt’, una barca tradicional de esta zona de Aragón.
  • Fayón cuenta con una gran costa interior y bosques de ribera en la que existe una gran variedad de especies fluviales.

Paseo fluvial por el Matarraña

No todo van a ser planes caros y lejanos con viajes al extranjero. El buen tiempo del otoño también da ocasión para planes cercanos y tranquilos. En este caso, un paseo en barca por el río Matarraña, en la provincia de Zaragoza. La localidad de Fayón está impulsando su oferta turística con paseos fluviales guiados en llaüt (barca tradicional del Ebro) en la zona de la desembocadura del río Matarraña al Ebro.

Fayón quiere convertirse en la referencia de los paseos fluviales sobre el río Matarraña y su desembocadura en el Ebro, aprovechando la lámina permanente de agua generada por el embalse de Ribarroja, pantano que inundó el pueblo en la década de 1960. Para ello, el consistorio ha adquirido dos llaüts, embarcaciones de 26 plazas cada una.

Los paseos fluviales ya comenzaron los domingos del pasado mes de julio para llevar al visitante desde el embarcadero de Reixaga a la boca del túnel del antiguo ferrocarril cortado por el embalse, y al campanario de la iglesia del antiguo pueblo, pasando por la desembocadura del río Matarraña al Ebro. Fayón cuenta con una gran costa interior y bosques de ribera en los que existe una gran variedad de especies fluviales. Es por ello un auténtico paraíso de la pesca.

Oferta museística

Por otro lado, durante todo el año la localidad de la comarca del Bajo Aragón Caspe permite visitar el Museo de la Batalla del Ebro y de la guerra civil española, abierto hace ya diez años para recordar la batalla de 1938 que tuvo lugar en Fayón. Además, el material de este museo sirve como base para la recreación histórica de la batalla que goza ya de un gran reconocimiento.

También abrirá sus puertas próximamente el museo que recogerá la obra de María Pilar Burges, hija predilecta de Fayón y autora, entre otras obras, de las pinturas con las que están decoradas las paredes de la ermita de Nuestra Señora del Pilar desde la que se de disfruta de unas vistas privilegiadas de los ríos. Pinturas realizadas por la artista en dos fases, la primera en 1954 acompañada por Josep Gumí y la segunda en 2006, a la edad de 78 años, con la ayuda de sus pupilos Héctor y Juan Baldellou.

El tercer museo será el de la Navegación, que actualmente está a la espera de su acondicionamiento y que contará con la presencia del Llaüt Cardenal, mítica embarcación tradicional que fue restaurada por el Gobierno de Aragón en 2009 y que durante unos años estuvo en el Monasterio de Rueda en Sástago (Zaragoza).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.