Sierra Morena sevillana, «tienes que conocerla»

En ocasiones, el incuestionable poder de atracción turístico de una capital parece mitigar las luces de otros lugares de la provincia. Las potencialidades y los argumentos para visitarla, a veces, son de tal magnitud que debilitan el singular brillo que irradian otros destinos cercanos.

Esta consideración, como el lector seguro ha podido constatar en muchos lugares, es aplicable a numerosas provincias de España. Sin embargo, hoy me quiero referir a una de ellas. A Sevilla.

En el caso de la capital hispalense, la mayoría tenemos en el subconsciente una idea en la que nos vienen a la cabeza imágenes de la Giralda, el flamenco, la Feria de abril, la Semana Santa, la plaza de toros de la Maestranza, la Torre del Oro, el Archivo General de Indias, la Catedral, el puente de Triana o un tranquilo paseo por las orillas del Guadalquivir, por citar algunos aspectos representativos.

Sin embargo, la provincia de Sevilla es mucho más. Es, por ejemplo, la densa historia de la localidad de Osuna, es la rica tradición de los mantecados de Estepa, es Écija, es Lebrija (cuna de Antonio de Nebrija, autor de la primera gramática en castellano), es el encanto de Carmona y sus murallas, es Utrera y es también el norte de la provincia.

Escribo el “norte de la provincia” porque, en mi opinión, existe un armonioso conjunto de potencialidades turísticas en las vertientes más diversas (históricas, culturales, naturales, orográficas, arqueológicas, geológicas, etc.) que han conseguido generar un incuestionable poder de atracción para el visitante que no deseo que pasen desapercibidas en estas líneas.

También en KMEDY: >>>   La ruta de los festivales comienza en Malta

Esta cohesión de posibilidades se ve avalada también por el cambio del tipo de paisaje que vamos apreciando según nos acercamos. Estamos en tierras de dehesas, encinas, alcornoques y sierras, donde el verde es el color predominante. Nos encontramos en la Sierra Morena sevillana

Déjenme, pues, que les mencione, aunque solo sea de manera breve, algunos de estos potentes argumentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.