«Slow travel» en la isla de Gozo

Se acaba el verano, volvemos a la rutina y al estrés… y ya estamos pensando en la próxima escapada de otoño aprovechando los puentes que nos regala el calendario. Y es que ¿a quién no le apetece hacer una escapada a un clima cálido a pie de mar, donde tomarse la vida de otra manera? Una estupenda alternativa para cumplir este sueño es realizar una escapada «slow travel» a la isla de Gozo, en el archipiélago maltés.

Gozo, la isla hermana de Malta, a menudo recibe el calificativo de «la tierra donde se paró el tiempo» por su serenidad y su tranquila belleza. El verdadero encanto de esta isla, aparte de su paisaje marítimo y su interior, reside en sus tranquilos pueblos en los que parece que no pasa el tiempo. Por esta razón descubrir Gozo en modo «slow» es la mejor manera de desconectar del estrés y el ajetreo cotidianos.

Villas rústicas y Farmhouses

Relax y bienestar fundidos con un impresionante escenario natural es lo que ofrecen las villas rústicas y farmhouses de Gozo. Éstas se encuentran en los pueblos y son perfectas para quienes desean intimidad y tranquilidad. Las farmhouses son hospedajes tipo «bed & breakfast» que originariamente fueron casas de labranza. Despertarse cada mañana escuchando el trino de los pájaros y degustar un desayuno tradicional y casero a base de productos naturales de la propia granja y de la isla se convierte en el primer paso para disfrutar del relax y la paz que Gozo ofrece a sus visitantes.

Descansar física y mentalmente es uno de los objetivos de las vacaciones. En Gozo es posible practicar yoga con instructores profesionales en Hondoq Bay y en muchos hoteles. Además, quienes deseen experimentar nuevas sensaciones tienen la posibilidad de practicar el SUP (Stand Up Paddleboarding), es decir, yoga sobre una tabla de surf.

También en KMEDY: >>>   Se llama Caliope y me gustó mucho

Pasear por Gozo significa adentrarse en paisajes atemporales en los que aún es posible perderse y la soledad existe, incluso en temporada alta. Hay mucho que descubrir: antiguas casas de labranza, capillas junto a los caminos y maravillosos paisajes que llenan la memoria de recuerdos imperecederos. También existen varias rutas indicadas para realizarse a pie o en bicicleta recorriendo todos los rincones de la isla. La ruta del faro de Ta Gurdan, la de la bahía de Dahlet Qorrot, la de las salinas o la ruta de Ramla son perfectas para descubrir los rincones más pintorescos y encantadores de Gozo.

Los aficionados a las artes saben bien que no hay nada más relajante que concentrarse en la realización de manualidades y trabajos de artesanía. «Gozo Craft Village» ofrece a los visitantes la posibilidad de participar en talleres de cerámica en los que maestros artesanos gozitanos enseñan, a quien quiera aprender, los secretos de su arte transmitidos de generación en generación.

Productos de la tierra

El turismo sostenible y respetuoso con el medioambiente es posible en Gozo. Disfrutar de la gastronomía tradicional maltesa es descubrir las bondades de la cocina de temporada, saborear deliciosos y fresquísimos pescados traídos del mar a las cocinas, conocer las recetas más populares en las que destaca el fenkata, elaborado a base de conejo, y probar los vinos de la tierra producidos de manera sostenible en los viñedos de la isla.

Gozo es un remanso de paz, el destino perfecto para perderse, desconectar y reencontrase con uno mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.