Esta espectacular región de Alemania es su secreto mejor guardado y se caracteriza por sus frondosos bosques y por sus pueblos llenos de encanto, por lo que los Viajes a La Selva Negra son cada vez más demandados.

Como sacada de un cuento de hadas. Así se abre paso la Selva Negra al sudoeste de Alemania, junto a la frontera con Suiza y Francia. De hecho, fue allí donde nacieron los cuentos de los hermanos Grimm: ‘Hansel y Gretel’, ‘Pulgarcito’ o ‘Blancanieves’. Y, aunque su nombre recoge la palabra selva, lo cierto es que no lo es. Esta comarca en realidad es un macizo montañoso en la región de Baden-Wurtemberg fundado hace 130 años y que ocupa 11.400 kilómetros cuadrados.

UNA BELLA RUTA POR LA SELVA NEGRA

La mejor manera de iniciar un viaje por la Selva Negra es visitar su capital, la monumental Friburgo. Situada en la depresión del Rin, es una ciudad universitaria, animada y magníficamente restaurada después del bombardeo sufrido el 27 de noviembre de 1944, tras el que, sorprendentemente, su catedral quedé intacta. Se trata de un edificio siempre bello y desafiante con 116 metros de altura que termino de construirse en 1620, cuatro siglos después de su inicio, aunque lo cierto es que todo aquel que lo ha frecuentado siempre recuerda algún andamio en sus muros. A una media hora en coche de Friburgo por una carretera salpicada de curvas surge en el horizonte el Lago Titisee, el punto más turístico de toda la región de la Selva Negra, sobre todo en verano. A principios del siglo XX, solo dos granjas rodeaban este lago de aguas oscuras y profundas, pero hoy se abre paso un bonito pueblo. Siguiendo la ruta se llega hasta la localidad de Triberg, famosa por sus magníficas cascadas, las más altas de Alemania, y por ser la cuna de los relojes de cuco, ya que alberga el más grande del mundo, que fue fabricado de forma individual durante cinco años. La pieza pesa seis toneladas, mide 4,5 metros de Largo por 4,5 de ancho, tiene un péndulo de 8 metros y el cuco que asoma al exterior pesa 150 kilos.

UN LUGAR TRADICIONAL

Adentrándose en el espesor de la Selva Negra se encuentra el pueblo de Gutach, uno de los puntos más auténticos y tradicionales de la Selva Negra, donde se puede palpar la cultura rural de esta región. Para comprobarlo, no hay nada como visitar el Museo al Aire Libre Vogtsbauernhof. Lo componen seis magníficas granjas de un solo tejado que representan las construcciones clásicas de este rincón alemán. Este recorrido por la Selva Negra concluye en dos pueblos: Oberkirch y Baiersbronn.

El primero de ellos es considerado la capital europea del aguardiente y en el segundo se pueden degustar los mejores vinos de la región tras practicar lo que se llama el ‘trekking’ culinario. La experiencia consiste en caminar por los bosques, donde se encontrarán puestos de autoservicio sin vendedor que ofrecen frutas, licores y vinos.

EI castillo de Lichtenstein es uno de los más espectaculares de esta región alemana y se construye sobre los restos de una fortaleza.

Viajes a La Selva Negra

Uno de los Lugares más espectaculares es el Lago de Titisee, que es navegable. En él, los turistas pueden darse un refrescante baño

Viajes a La Selva Negra

Alrededor de los pueblos se extienden frondosos bosques de abetos donde se abren multitud de cascadas.

Alrededor de los pueblos se extienden frondosos bosques de abetos donde se abren multitud de cascadas.
Alrededor de los pueblos se extienden frondosos bosques de abetos donde se abren multitud de cascadas.

RADISSON BLU H BAOISCHER HOF HOTEL Este magnífico alojamiento de cuatro estrellas con ‘spa’ esté situado en un parque privado en la localidad de Baden-Baden y alberga dos piscinas: una cubierta y otra al aire libre.

Viajes a La Selva Negra

RESTAURANTE GASTHOF ROSSLE En este local, la comida y el ambiente no son los únicos reclamos. Los camareros van vestidos con el traje típico de la zona, lo que le da un plus a la experiencia.

Viajes a La Selva Negra

Las casas de la Selva Negra son de estilo colonial y uno de los signos de identidad de esta comarca alemana.

Viajes a La Selva Negra

Ettlingen es otra de las localidades de la Selva Negra que se caracteriza por ese encanto tan especial.

Viajes a La Selva Negra

Entre los edificios más emblemáticos de la Selva Negra se encuentran el castillo de Hohenzollem o la catedral de Friburgo.

ESTRASBURGO
Aunque esta ciudad esté situada en Francia, se encuentra muy cerca de la Selva Negra. Si hay algo que define la localidad y atrae visitantes es que es la sede del Parlamento Europeo.

Viajes a La Selva Negra
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *