El primer puente transbordador del mundo: 125 años de éxitoA escasos metros de la desembocadura de la Ría de Bilbao se erige uno de los últimos vestigios de la revolución industrial europea. Tras 125 años de historia, sin embargo, la belleza y la vigencia del Puente de Portugalete se mantienen intactas. La administración vizcaína celebra el aniversario del vagón colgante, una de las obras culmen del arquitecto Alberto de Palacio, cuya construcción resultaría determinante para el devenir del territorio. [Los ocho raros y bellos puentes transbordadores que quedan en el mundo] La espectacular estructura de hierro y los cables de acero para fijar dicha estructura asombraron al mundoEl puente, una infraestructura de hierro de 61 metros de altura y 160 de longitud, se mantiene como uno de los principales atractivos turísticos de Vizcaya, si bien su función principal fue la de conectar los municipios de Portugalete y Guecho durante la etapa de mayor fervor industrial. Dos «mundos separados», en palabras del consejero vasco de Comercio, Alfredo Retortillo, que en aquella época presentaban grandes contrastes económicos y sociales. «La nueva Euskadi surgió con el Puente Colgante», sentenció el dirigente socialista durante el acto de aniversario de un viaducto que se inauguró en julio de 1893 y que se convirtió en el primer vagón transbordador de la historia. Un «símbolo», apuntan desde la compañía que lo gestiona, con el que se inició en Vizcaya un período de «extraordinaria actividad económica» vinculado a la explotación del hierro: «Fue considerado desde el primer momento como el arco del triunfo de esta naciente civilización industrial», sostienen. Motor cultural El mecanismo de transbordo (barquilla, carro y carril) fue una idea muy originalMás allá de su peso en la historia de la provincia, el Puente Colgante se mantiene como una ventana del País Vasco al exterior. Sus excepcionales vistas, su belleza estética y su funcionalidad no pasaron desapercibidas para el Comité Mundial de la Unesco, que en 2006 lo declaró Patrimonio de la Humanidad. No es de extrañar, por ello, que cada año se convierta en el punto de encuentro de cientos de miles de turistas. De hecho, tal y como reza uno de los carteles informativos situados en el interior del viaducto, desde su construcción lo han cruzado más personas que las que habitan en Estados Unidos y la Unión Europea: «Es una puerta de entrada de Vizcaya y de salida al mundo», subraya el alcalde de Guecho, Imanol Landa, quien recuerda que el propio arquitecto Norman Foster definió el puente como «una obra que trasciende al tiempo». A día de hoy, la gestión de la infraestructura es ejercida por la compañía El Transbordador de Vizcaya, que ofrece la posibilidad de cruzar la ría a través de la pasarela o de una barquilla a precios económicos, al tiempo que organiza visitas guiadas para conocer de primera mano su historia. A lo largo del presente año, en el marco de la celebración de su 125 aniversario, el puente alojará además diferentes tipos de exhibiciones deportivas, culturales y lúdicas. Imagen histórica del puente – TRANSBORDADOR DE VIZCAYA
Aniversario
El Puente Colgante, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 2006, cumplió el 28 de julio 125 años presidiendo la desembocadura del Nervión convertido en un auténtico icono turístico, pero sin olvidarse del fin para el que fue construido: unir ambas márgenes de la ría de Bilbao, entre Portugalete y Getxo. Después de más de tres años de obras, el puente, diseñado por el arquitecto vizcaíno Alberto Palacio Elissaguey, fue inaugurado el 28 de julio de 1893 y se convirtió en el primer puente transbordador del mundo de estructura metálica y ejemplo para los que vinieron después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.