León, una ciudad para comérsela

El reinado de León como Capital Española de la Gastronomía 2018 comienza a dar a su fin, pero lo hace a pleno rendimiento, sin perder un ápice de atractivo para el viajero más sibarita y, sobre todo, con la despensa muy llena de propuestas para no defraudar a quien llega ahora con la firme intención de comerse León a bocados.

El insaciable propósito de devorar gustosamente la capital resulta sencillo de cumplir en una ciudad como ésta, no en vano la villa castellano y leonesa se alza con el honroso título de ser la ciudad con más bares por habitante de toda España. Y gana por goleada, ya que cuenta con más de cinco establecimientos de hostelería por cada mil habitantes, lo que supone prácticamente doblar la media de ciudades nacionales, que se sitúa en 2,8. Parece obvio, pues, que en León el ambiente en la calle está más que garantizado casi a cualquier hora y en cualquier momento del año, lo que significa que al visitante se le recibe con las puertas abiertas, con un vaso en la mano y, por supuesto, con una buena tapa gratis en la otra.

En León no hacen mella ni las bajas temperaturas ni las inclemencias del tiempo. Bien ataviados con abrigo y bufanda, llega el momento de salir a la calle para vivir la cara más placentera de la Capital Española de la Gastronomía 2018. El viaje debe comenzar en la Plaza de San Marcelo, custodiada por la estampa de la casa Botines, obra neogótica de Gaudí, desde donde arranca la llamada Calle Ancha, arteria principal del casco antiguo de la ciudad que se da de bruces, al final de su empedrado, con la majestuosa catedral de León.

También en KMEDY: >>>   Si estás pensando en cogerte un año sabático, ¿sabes cómo financiarlo?

Mientras caminamos por esta obligada calle peatonal, a la derecha vislumbramos lo que nos espera en el barrio húmedo, mientras que mirando a la izquierda nos aguarda la elegancia del barrio romántico o gótico. Ninguno de los dos defrauda y ambos son un excelente museo al aire libre en el que la historia y la cultura se dan la mano con maestría, sin estridencias. El maridaje del buen comer y beber con el arte resulta perfecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.