A pocos kilómetros de Lisboa, esta maravillosa villa costera es un oasis frente al mar de paredes encaladas y tonos pastel, fantásticas playas y lugares llenos de encanto.

cascais
cascais

Cascais, a menudo comparada con la Riviera Francesa, fue uno de los sitios preferidos de veraneo para los lisboetas pudientes, aristócratas y famosos en los años sesenta y setenta. Sin embargo, todavía conserva ese halo de pequeño pueblo de pescadores que se traduce en una ciudad de casitas blancas y tonos pastel, impresionantes playas y sitios como Sintra o el mismo Lisboa a tan solo una hora de coche.

CON VISTAS AL MAR Cascais – Portugal

puerto de cascais - la marina
puerto de cascais – la marina

El mejor punto para empezar el recorrido por Cascais es su puerto, conocido como La Marina, que aún atesora un fuerte del siglo XV que ya no disuade a piratas, sino que ahora vibra como uno de los hoteles más elegantes de la ciudad: El Pestana Cidadela Cascais, que alberga dentro de sí mismo un ‘art district’, un espacio en el que brilla el arte contemporáneo.

pestana-cidadela-cascais-pousada-art-district
pestana-cidadela-cascais-pousada-art-district

Sus playas no son menos atractivas. La villa cuenta con tres urbanas: la Praia da Ribera, con vistas al puerto; la Praia da Conceigao, una de las más grandes y con mayor extensión de arena; y la Praia da Rainha, que, aunque es la más pequeña, guarda un encanto muy especial.

Praia da Rainha
Praia da Rainha

Pero, sin duda, una de las más espectaculares es Praia do Guincho, una de las preferidas de los surfistas que visitan la zona, ya que se sitúa en los límites del Parque Nacional Serra da Sintra, en un enclave donde la brisa sopla sobre el Atlántico.

También en KMEDY: >>>   Los sueños cumplidos de Ángela Portero: Rumbo a Cabo Verde
Praia do Guincho
Praia do Guincho

El mar también está presente en Boca do Inferno, una serie de acantilados junto al mar situado entre Cascais y Guincho. Esta formación rocosa toma su nombre de una leyenda de enamorados castigados por un hechicero, que consiguió con su magia que las rocas engulleran a la pareja, provocando un gran estruendo, el mismo que se puede escuchar en los días en los que el mar rompe con fuerza.

Boca do Inferno
Boca do Inferno

Otra obra maestra de la naturaleza es el Parque Natural de Sintra-Cascais y su grandioso faro de Roca, que presume de ser el punto más occidental del continente. No en vano, allí fue donde el poeta portugués Camoes comentaba que «la tierra termina y el mar comienza.

Parque Natural de Sintra-Cascais
Parque Natural de Sintra-Cascais

UN PASEO POR EL CENTRO de Cascais

El centro histórico es otro de los lugares imprescindibles de Cascais. Pasear por sus calles peatonales y adoquinadas es sumergirse entre palacios y mansiones que dan fe del ‘boom’ turístico que atrajo a la clase alta portuguesa en el siglo XVIII, cuando Cascais fue elegida por la familia real como sitio de veraneo.

Centro histórico de Cascais - Portugal
Centro histórico de Cascais – Portugal

Allí se puede disfrutar de la típica gastronomía de la ciudad y pasar un rato tranquilo en la plaza del 5 de Octubre. En ella se encuentra el Ayuntamiento, situado en un pintoresco edificio del siglo XVIII.

Otro de los rincones más fotogénicos que visitar es el faro de Santa Marta, está decorado con azulejos de color blanco y azul y que cuenta con un museo en su interior.

El arte y la cultura también se pueden admirar en el Museo de los Condes de Castro Guimaraes, situado en un magnífico palacio que sorprende por su estilo romántico con algunos elementos medievales, como su torre.

También en KMEDY: >>>   Taj-Mahal: destellos de mármol y amor
Museo de los Condes de Castro Guimaraes - cascais
Museo de los Condes de Castro Guimaraes – cascais

Pero si hay un lugar peculiar en Cascais ese es el mercado municipal. Hasta allí llevan los pescadores los productos recién recogidos del mar, para el disfrute de todos los que se acerquen a los puestos.

Mercado municipal de Cascais - Portugal
Mercado municipal de Cascais – Portugal

Si hay algo que destaca en Cascais son sus edificios palaciegos, muestra de los años dorados en los que aristócratas y famosos veraneaban allí

Cascais es conocido por muchos como la playa de Lisboa, ya que se encuentra a solo una hora de la capital portuguesa. Fue una villa de pescadores y aún guarda ese encanto especial en sus edificios y calles.

El palacio de los condes de Castro Guimaráes destaca por su arquitectura romántica mezclada con toques medievales. Hoy es un museo que cuenta con una gran colección de azulejos, pinturas y objetos arqueológicos.

GUÍA PRÁCTICA Cascais – Portugal

EUROSTAR CASCAIS

Con cuatro estrellas, este alojamiento está situado a nada más 700 metros de la Boca do inferno. La mayoría de sus habitaciones tienen vistas al océano Atlántico, un paraíso en el que encontrar la paz.

TABERNA DA PRACA

Este restaurante combina a la perfección la cocina tradicional con innovaciones y sugerencias propias, lo que da como resultado platos diferentes y originales,

La Casa Lencastre está situada frente a la Praia de conceigao y fue construida por Antonio Lencastre, médico de la reina Amelia. Dado que acompañaba a la monarca durante sus vacaciones en Cascais, decidió levantar una casa allí.

La Casa Lencastre
La Casa Lencastre

La ciudad cuenta con tres playas urbanas, sitios perfectos por los que dar un tranquilo paseo en esta época del año con el casco antigua de fondo.

También en KMEDY: >>>   El Palazzo Merulana nace entre dos grandes. Lo actual también existe en Roma

QUE PUEDES VISITAR CERCA DE CASCAIS

Óbidos

Este pintoresco pueblo se encuentra solamente a una hora de Cascais. Si hay algo que destaca en él es su castillo, perfectamente conservado. De origen romano, fue construido en el siglo XII sobre un pequeño monte y fortificado bajo el dominio árabe.

Óbidos
Óbidos

CASCAIS QUE VER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.